CAQUILMES
VIERNES  |  24-11-2017
Contraseña:
Introducir texto de búsqueda
Inicio
Secciones
El Club
Fotografias
Wallpapers
Estadísticas
Contacto
Libro de visitas

Domingo 27 de Abril de 2014 - Marcadeportiva.com

Volver a ser

Peñarol venció a Quilmes por 88 a 68, reencontrándose con su mejor juego e igualando la serie de cuartos de final de la Liga Nacional. El goleador del “Milrayitas” fue Adrián Boccia con 19 puntos, seguido de Martín Leiva con 16. Para el “Tricolor”, Walter Baxley sumó 21 puntos, seguido de Federico Marín con 14. El martes se volverán a ver las caras.
LE TOCO A PEÑA. El segundo juego quedó en manos del “Milrayitas” que hizo una gran producción ofensiva y defensiva.
Por Rodrigo Divito. La serie está 1-1. Peñarol esta noche mostró mucho más de lo que se ha visto durante toda la temporada y que lo llevó a ser el número 2 de la fase regular y superó a Quilmes por 88 a 68 en el segundo partido de los cuartos de final de la Liga Nacional de Básquet. Dentro de un partido regular de ambos equipos, el conjunto ganador se mostró dominante en gran parte del juego y por eso se llevó un merecido y amplio triunfo.

Adrián Boccia volvió a demostrar su valía con 19 puntos y Martín Leiva fue el alma del equipo además de colaborar con 16 unidades. En el “cervecero”, Walter Baxley fue el destacado con 21 puntos y Federico Marín terminó con 14.

El inicio para ambos fue impreciso, pero el local aparecía mas solido en sus ofensivas. A Quilmes le costó encontrar sus ofensivas y seguía pensando en defender a Campazzo y Leo Gutierrez. Si bien era un partido de goleo bajo, Peñarol sacó una máxima de 8 promediando el cuarto (12-4) gracias al protagonismo que tenían los jugadores internos, principalmente Leiva que estaba preciso en ofensiva. La defensa ejercida por el “milrayitas” era mucho mejor que el jueves y como para muestra hace falta un botón, el dato mas claro era que Baxley no había anotado puntos en 7 minutos y medio. El equipo de Ramella encontró respuestas en Vildoza que tuvo un buen ingreso con dos triples. El cierre del primer parcial tuvo un unipersonal de Isaac Sosa porque Rivero lo puso en cancha y se despachó con 3 triples para dejar el marcador 27-14.

El segundo cuarto comenzó muy trabado de ambos lados con muchos tiro errados y marca duras. Walter Baxley anotó sus primeros puntos cuando iban 4 minutos de ese periodo: 14 minutos sin gol era mucho para el jugador franquicia del equipo que ademas tenia 3 faltas. Sin embargo, Ramella apostó por él, lo dejo en cancha y anotó 10 puntos consecutivos en su equipo. Peñarol seguía martillando desde la línea de tres con Leo Gutierrez y Matias Ibarra que estaba aprovechando sus minutos en cancha. Si bien los dirigidos por Rivero tenían problemas para encontrar sus tiradores, mantenían la diferencia por encima de los 10 puntos (42-28). Con Campazzo y Sosa en cancha, Peñarol encontró más gol sobre el final del cuarto y saco 18 (48-30) para cerrar el primer tiempo. El “Milrayitas” se había reencontrado con su juego y Quilmes necesitaba mejorar porque de los 16 puntos que marcó en el segundo cuarto, 11 fueron de Baxley.

El regreso a la cancha tuvo un Peñarol infalible, metiendo prácticamente todo lo que tiraba y jugando basquet en muy buen nivel, mientras que a Quilmes no le sucedía lo mismo y le costaba mucho anotar, tanto que llevaba 3 puntos en 3 minutos. Otra vez aparecieron las faltas antideportivas en el local y el tricolor ganaba sus puntos en la línea. El juego era de bajo vuelo en ambos lados pero a río revuelto, ganancia de pescador...y el pescador era Quilmes que desde la linea trataba de descontar la distancia (55-41). Peñarol no tenia nuevamente un juego ofensivo con efectividad hasta la aparición de Campazzo que con gol y asistencias. El base puso el partido a 21 (64-43). El cierre el parcial fue favorable al equipo el Materno por 66-47 y parecía difícil que se le escape el empate en la serie.

En una ráfaga inicial, Quilmes marco un parcial 7-0 para quedar a 12 y quiso aprovechar el momento, pero a pesar de que Peñarol no estaba certero no pudo limar más la distancia. Nuevamente el partido era malo, con mucha imprecisión, defensa fuertes y poca certeza frente al aro. El equipo de Rivero estaba tranquilo porque mantenía la diferencia y los minutos pasaban. La solvencia que no encontraba el local, la empezó a aportar Boccia que, como siempre, tenia una participación importante logrando lavar su imagen después de un mal partido el jueves.

Peñarol mostró que está intacto y que puedes superar un golpe para retornar y seguir senda de triunfos. Ahora la serie de cuartos de final esta igualada y las chances equiparadas para los dos que en los primeros dos partidos mostraron caras distintas. La historia continuará el martes.
775 visitas
Compages - Diseno e Ingeniería Web
Compages - Diseno e Ingeniería Web
contador web: 6837431 entradas.
Copyrights 2002 • www.caquilmes.com.ar • Todos los derechos reservados • Mar del Plata • Buenos Aires • Argentina